Mindful Systemic®

Debido a su sofisticada capacidad funcional y a la necesidad de administrar su consumo energético, el cerebro se auto programa para hacer una y otra vez el mismo recorrido neuronal ante circunstancias que interpreta son las mismas con las que ya tuvimos que lidiar en el pasado, estas experiencias  pueden remontarse incluso a cuando teníamos tres años y por alguna circunstancia o relación pasamos un mal rato en la guardería.

Y ¿qué ocurre? Pues que de tantas veces que las neuronas utilizan el mismo surco, nuestro cerebro automatiza nuestras acciones. Esto tiene su relevancia dado que el cerebro segrega substancias químicas según que emociones estemos sintiendo, y las emociones son el motor que nos incitan a realizar acciones.

Por otra parte, no es necesario estar viviendo una experiencia en tiempo real, ya que basta con nuestros pensamientos, por tanto, si pensamos en algo que nos produce miedo, nuestro cuerpo se prepara para hacer lo que hace cuando siente una amenaza, el cerebro libera las substancias pertinentes y nuestras sensaciones físicas entran en funcionamiento al unísono (palpitaciones, sudoración, respiración alterada…), llega un momento en que esta secuencia es tan inconsciente que se inicia sin que tengamos en cuenta que haya mediado ninguna emoción o pensamiento, nuestro cerebro interpreta, nuestro sistema límbico siente, la amígdala recuerda y nuestras decisiones están por tanto bastante limitadas en esta trama de la que somos muchas veces, lo que podríamos llamar “responsables inconscientes”

Descripción

Mindful Systemic ®

Mindful Systemic es una formación en la que hemos elaborado un alto componente dinámico y experiencial al contenido conceptual para que puedas interiorizar los conocimientos y practicar por tu propia cuenta las habilidades aprendidas.

Para qué realizar esta formación

Conocer como funcionamos y como repercute este funcionamiento en nuestras decisiones nos permite:

  1. Situarnos en una posición en la que somos capaces de observar y cambiar las estrategias que no están funcionando para conseguir lo que queremos.
  2. Conocer las creencias que tenemos que reforzar y las que están limitando nuestras posibilidades y recursos.
  3. Aprender a tomar control de respuesta frente a la reacción automatizada.
  4. Reconocer las verdaderas necesidades que están influyendo en nuestros estados emocionales.
  5. Tomar decisiones libres, aprovechando los resultados no esperados y felicitarnos por los conseguidos.
  6. Gestionar de manera adecuada los conflictos.
  7. Aumentar la atención, la creatividad y la innovación.
  8. Incrementar la motivación y la resiliencia ante  los obstáculos y las adversidades.

 

Por eso es tan importante conocer la interrelación que existe entre:

  1. Lo que pensamos (lo que ocupa nuestra mente).
  2. Cuál es la emoción que estamos sintiendo (nuestro estado emocional)
  3. Cómo estamos reaccionando (cuál es nuestra conducta)
  4. Qué señales nos proporciona nuestro cuerpo (sensaciones físicas)
  5. Qué palabras emitimos y como está siendo nuestra comunicación no verbal.

A quien va dirigido:

A los altos cargos y cargos intermedios que quieran llevar a cabo un liderazgo por valores y consciente.

A los profesionales que estén implicados en el desarrollo de sus competencias y la excelencia en sus funciones a través del trabajo en sus creencias y valores.

A los líderes y miembros del equipo que quieran aprender a gestionar los conflictos de manera adecuada.

A las empresas y organizaciones en general comprometidas en el capital humano y las relaciones de calidad corporativas.